La Smart Factory espera en la nube

La Smart Factory espera en la nube

Agosto 2022

Todos la utilizamos a diario: la nube. Dropbox y Google Docs facilitan el intercambio de datos, mientras que el software basado en la nube ya es algo que está ampliamente extendido. Esto que ya forma parte del día a día de muchos, también se está introduciendo en la infraestructura de las empresas industriales. Sin embargo, existen algunos aspectos que hay que tener en cuenta al dar el paso hacia la nube de datos.

Si desea implantar la nube en su empresa, necesita confiar en los gigantes tecnológicos, ya que son unas pocas empresas estadounidenses las que dominan el negocio: Amazon, Microsoft, Google e IBM han conseguido un nicho de mercado bastante lucrativo gracias a sus soluciones en la nube para las empresas. El líder del mercado, Amazon, ingresó casi 20.000 millones de dólares procedentes de la computación en la nube solamente en el último trimestre del ejercicio 2021.

Apenas hay alternativas a estas grandes empresas. Por lo que tarde o temprano, la mayoría de las empresas tendrán que poner sus datos en manos de los gigantes tecnológicos: la presión de los costes les obliga a ello.

La transformación se abre camino

Además del potencial de ahorro, la presión por la innovación también está provocando un replanteamiento de las TI. Para cartografiar digitalmente los complejos procesos empresariales y las cadenas de suministro en red de un ecosistema, se necesitan recursos informáticos flexibles y evolutivos. Y esto también es aplicable a la industria: cualquiera que quiera aprovechar las ventajas del internet de las cosas (IoT) en la producción y poner en práctica el concepto de Smart Factory no puede prescindir de la nube.

¿Nube pública o privada?

No todas las nubes son iguales. Fundamentalmente, las empresas pueden elegir entre dos tipos:

Nube privada

Si una empresa utiliza una nube de forma exclusiva para sí misma, se denomina nube privada.

Nube pública

Por el contrario, una nube pública la utilizan varias empresas al mismo tiempo, aunque los proveedores se aseguran de que los diferentes usuarios solo puedan acceder a sus propios datos.

La industria manufacturera lo tiene especialmente difícil

La elección de la solución óptima y de la infraestructura adecuada no es el único reto a la hora de implantar la nube. Para las empresas industriales, esta transformación es especialmente compleja. En definitiva, las empresas manufactureras tienen que interconectar dos universos muy heterogéneos, como son la tecnología de la información (TI) y la tecnología operativa (TO).

Los grupos empresariales invierten en la nube

Pero a pesar de estos inconvenientes, la computación en la nube también está ganando terreno en la producción industrial. Algunos grupos empresariales ya han puesto en práctica el concepto de Smart Factory, algo que resulta totalmente inconcebible sin recurrir a la nube.

Sin embargo, las principales empresas industriales no solo están trasladando sus TI y TO a la nube, sino que también están ampliando su gama de productos y servicios con soluciones basadas en la nube.

Configuración de las cookies

Bystronic utiliza «cookies necesarias» para garantizar el funcionamiento del sitio web, «cookies de preferencia» para optimizar su experiencia en el sitio web y «cookies de marketing y análisis» utilizadas por terceros para personalizar las acciones de marketing, por ejemplo, en las redes sociales.
Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento haciendo clic en el enlace «Configuración de las cookies» en la parte inferior de cada página. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra Política de privacidad.