Dos fábricas bajo un mismo techo

Dos fábricas bajo un mismo techo

Octubre 2020

Gracias a la inversión en una Bending Cell (plegadora Xpert Pro con robot), la empresa Stoppani, con sede en Berna y que fabrica para otras empresas, podrá empezar a producir también de noche de forma completamente automatizada.

Hans Gattlen sabía bien lo que quería: una «Dual Factory» en la que de día trabajen las personas y, de noche, las máquinas. Esta fábrica digital ubicada en Neuenegg, Berna, tendrá una producción completamente automática, con lo que ahorrará costes y restará carga de trabajo a los empleados. Gattlen, que es copropietario y presidente de la Junta Directiva de Stoppani desde finales de 2018, ha introducido junto con su equipo nuevas estructuras en los últimos meses y, sobre todo, ha modernizado en gran medida el área de procesamiento de chapa.

Notable reducción de los costes

El siguiente paso es digitalizar dichas estructuras de cara a la Industry 4.0. El empresario quiere así devolver a Suiza los pedidos que han ido a parar a otros países en los últimos años. Y es que Italia, Portugal y algunos países de Europa del Este suelen producir entre un 20 y un 30 por ciento más barato. «Con una producción totalmente automatizada, deberíamos poder reducir los costes aproximadamente un 35 por ciento», afirma.

Automatización total durante la noche

Una máquina Bystronic desempeña un papel fundamental aquí. «Somos la primera empresa suiza con una Bending Cell», cuenta Gattlen. La tenemos en el nuevo pabellón 4 desde hace unos meses.

Cada pieza que se fabrica debe programarse con antelación para después poder acceder a ella cuando lo necesitemos. El robot funciona en combinación con la prensa plegadora Xpert Pro de forma completamente autónoma e incluso cambia él solo las cucharas y las herramientas de plegado. Pero eso no es todo: el software inteligente BySoft 7 determina la secuencia óptima para cada encargo a fin de maximizar la eficiencia. «Para nosotros era imprescindible la conexión al almacén, tanto para recoger las chapas como para apilar las piezas plegadas», explica Gattlen. «Si no funciona, casi siempre tiene que haber un empleado que se encargue de la prensa plegadora».

Sin presencia humana

Por este motivo se decidieron por máquinas de Bystronic. «El proveedor que teníamos antes no nos podía garantizar que la conexión al almacén funcionase no solo para las máquinas actuales, sino también para modelos futuros. Entonces lo tuve claro: necesitábamos un nuevo proveedor».

El principio de funcionamiento es el siguiente: por la tarde, cuando los empleados apagan las luces y se van de la fábrica, los robots y las máquinas retoman el trabajo. De 18 h a 6 h, la fábrica funciona de manera completamente automatizada sin que haya nadie. Así, el personal no tiene que hacer turnos de noche ni trabajos pesados y, durante el día, puede dedicarse a trabajos de plegado exigentes u otras actividades, como la programación de la máquina de corte por láser.

Para todas las necesidades

La Bending Cell se lanzó en 2018 y ya se está utilizando en Canadá, Hungría, Francia, Italia y EE. UU. Está disponible para las prensas plegadoras Xpert Pro 100, 150, 200, 250 y 320. La fuerza de plegado máxima es de 320 toneladas y es apta para aplicaciones de hasta 3 metros. Puede seleccionarse entre cinco modelos distintos de robot para capacidades de carga de entre 90 y 270 kilogramos. Kreisel afirma: «Con esta variedad de modelos, Bystronic ofrece a sus clientes una configuración adaptada a sus necesidades. La Bending Cell también destaca por su flexibilidad de aplicación», afirma Benedikt Kreisel, Product Manager Bending Automation de Bystronic.

Lea toda la historia (en inglés) en nuestra revista, Bystronic World

Política de privacidad

El sitio web de Bystronic utiliza componentes externos que pueden emplearse para recoger datos sobre su comportamiento y ofrecer funciones de redes sociales. Política de privacidad